A modelo le amputan una pierna y demanda a fábrica de tampones

Lauren Wasser, una modelo californiana desarrolló, cuando tenía 24 años, el síndrome de shock tóxico emprendió una demanda legal, después que su pierna derecha tuvo que ser amputada por una infección bacteriana. Así lo confirma Daily Mail.

Wasser sufrió una complicación poco frecuente que se da en una de cada 100.000 personas y tiene que ver con infecciones bacterianas que involucran las llamadas estafilococos.

A Wasser le avanzó tanto la infección que se convirtió en gangrena, por esa razón, los médicos decidieron amputarle la pierna derecha, desde la rodilla hacia abajo.  Además la joven sufrió un ataque al corazón que la mantuvo al borde la muerte durante 10

minutos.

La demanda de la joven modelo alega que la Corporación Kimberly-Clark que produce Kotex es “responsable de alguna manera” por su hospitalización.

La pesadilla comenzó hace tres años

El pasado 3 de octubre de 2012 fue el día en Lauren adquirió unos tampones de la fabricante, Kotex Natural Balance.

Como la mayoría de las niñas, Lauren conocía las reglas acerca de cómo cambiar el tampón cada tres o cuatro horas. Esa noche en la fiesta en casa de un amigo empezó a sentirse mal, así que volvió a casa más temprano de lo previsto.

Lo siguiente que recuerda de aquella velada es que al despertar a policía golpeaba a su puerta.

Todavía aturdida, Lauren volvió a la cama. Su amigo volvió con la policía y la encontró boca abajo en el suelo de su habitación con una fiebre de 107 grados.

Dadas las circunstancias, Lauren fue trasladada de urgencia al hospital, donde los médicos dijeron que sus órganos internos no estaban funcionando bien, había sufrido un ataque al corazón y estuvo al borde de la muerte. El equipo médico estaba

desconcertado, hasta que se le preguntó a un especialista en enfermedades infecciosas si tenía un tampón.

Lo tomaron, lo enviaron al laboratorio y el resultado dio positivo para el síndrome del shock tóxico.

Los argumentos que se exponen en la demanda legal incluyen que no estaba suficientemente claro. La advertencia en la caja dice: “Cambie su tampón cada cuatro a ocho horas, incluyendo la noche”.  Los expertos legales dicen que no se sabe qué puede

significar más de ocho horas, especialmente cuando se trata de adolescentes que duermen en los fines de semana.

fuente:diariolasamericas.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*