Alto a grilletes para prisioneras embarazadas

Stephanie Reis tenía ocho meses de embarazo cuando a finales del 2014 la sacaron de la cárcel esposada de manos y pies, y con una cadena alrededor de la cintura, para llevarla a un hospital. En la prisión no le habían dado un medicamento para su presión, por lo que sufrió una enfermedad llamada preeclampsia y se le adelantó el parto.

Pero no fue este mal lo que le amargaría el momento del nacimiento de su hijo. “Me sacaron con grilletes en los pies, una cadena y una caja negra atada a la cintura y esposas en las manos”, recordó Reis, de 24 años. Durante el parto permaneció encadenada, y fue “el agente correccional el que estuvo conmigo, no mi familia, los que tuvieron que esperar afuera”.

las que vivió Reis, quien fue a parar a la cárcel por posesión de drogas sin saber que estaba embarazada, deberían haber cambiado desde 2009, cuando el entonces gobernador de Nueva York David Patterson firmó una ley que prohíbe que se pongan grilletes a las mujeres embarazadas durante su transporte al hospital, durante el parto y en el traslado de vuelta a la prisión. Sin embargo, activista denunciaron en un reporte que en 23 de 27 casos que estudiaron, esto no se cumplió.

Debido a la continuidad de estos casos irregulares, los activistas creen que una nueva ley, que ya fue aprobada por el Senado y la Asamblea estatal en junio y que sólo espera la firma del gobernador Andrew Cuomo, protegería a las prisioneras embarazadas y expandiría sus derechos.

Ex prisioneras como Reis y activistas de diversas organizaciones protestaron este lunes frente a la oficina de Cuomo, en la Tercera avenida, en Manhattan, pidiendo que se apure la firma de este nuevo proyecto de ley. “Estuvimos aquí en 2009, el mismo grupo de mujeres. Nos encadenamos para pedir que se aprobara esa ley”, comentó durante la protesta la senadora estatalVelmanette Montgomery, quien auspició el proyecto original firmando por Patterson. “Sin embargo, éste no se respetó. Ahora no sólo queremos que se respete la ley, queremos mejorarla… Queremos que las mujeres sean tratadas con respeto y dignidad mientras están embarazadas”.

Entre tanto, Tamar Kraft-Stolar, directora del Proyecto de Mujeres en Prisión, de la Asociación de Correccional, indicó que con la nueva ley “se prohibirá el uso de grilletes durante todo el embarazo y por ocho semanas después de éste”. Además, se incluirán estas regulaciones en el entrenamiento de los agentes de correccionales y se obligará a publicar esta información en la prisión.

“No es sorpresivo que la política y que la práctica estén en polos opuestos. Algunos oficiales no saben de esta ley, otros saben y no la aplican porque les quita poder”, dijo Kraft-Stolar. “Cuando hay poca supervisión del público y poco interés, no sorprende que esto pase impune”, enfatizó.

“Como tantas leyes que hemos aprobado, lo que importa es su aplicación e implementación”, dijo Sonia Osorio, presidenta de la Organización Nacional de Mujeres (NOW) en Nueva York.

“Yo pensaba que esto no correspondía, pero no sabía de la ley”, dijo Reis al recordar su caso, agregando que, “me dijeron ‘esto es como es’”. La madre, de hecho, después de su experiencia investigó sobre los documentos que prohibían esta forma de manejar a las prisioneras embarazadas y hoy, ya en libertad condicional, trabaja con una organización que apoya la las mujeres en la cárcel.

En julio, el senador Charles Schumer presentó el proyecto de ley “Derechos Humanos para Niñas”, el cual prohíbe el uso de grilletes en prisioneras embarazadas a nivel federal. Al menos21 estados tienen leyes que no permiten este tipo de tratos en mujeres esperando bebés y en el proceso de parto. “No porque una mujer esté tras las rejas significa que no debe tener acceso a sus derechos humanos básicos”, indicó en su memento Schumer, quien presentó la ley junto al senador republicano por Texas John Cornyn. “Debemos poner fin a esta desgraciada práctica y proteger los derechos de las prisioneras embarazadas”.

Latinas en la cárcel

De acuerdo a números del Departamento Correccional del Estado de Nueva York.

  • Aenero de 2014, 14% de la población en las cárceles estatales eran latinas.
  • Un 59% son mujeres de color, a pesar de que las mujeres de color son sólo el 35% de la población del estado.
  • De acuerdo a estadísticas de la Oficina Federal de Justicia, a nivel nacional las latinas son encarceladas 1.5 veces más que las mujeres blancas.

fuente:eldiariony.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*