Bashar al Asad se reúne con Vladimir Putin en sorpresiva visita a Rusia

El presidente de Siria, Bashar al Asad, viajó a Moscú, donde se reunió con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en el marco de una visita que no había sido anunciada.

El vocero de la presidencia rusa, Dmitry Peskov, dijo que Al Asad “vino en una visita de trabajo a Moscú” el martes en la noche y sostuvo conversaciones con Putin.

Al final del mes pasado, Rusia comenzó los ataques aéreos contra el autodenominado grupo radical Estado Islámico en Siria.

Moscú ha reiterado que está atacando al grupo extremista, así como a otros grupos que luchan contra el gobierno de Al Asad.

ReuniónImage copyrightRusia 24
Image captionLa televisión estatal rusa transmitió imágenes del encuentro.

Peskov le comentó a un grupo de periodistas que los dos líderes discutieron la lucha contra lo que calificó como grupos terroristas, la continuación de los ataques aéreos rusos y los planes sirios para sus tropas.

Se trata de la primera visita oficial al extranjero que realiza el líder sirio desde que se desató la guerra civil en su país en 2011, según reportes de la televisión estatal siria.

En una transcripción sobre los comentarios hechos durante el encuentro, dada a conocer por el Kremlin, Putin calificó a Siria como “un amigo” y dijo que Rusia estaba lista para contribuir “no solo en la acción militar, sino también en el proceso político hacia la paz“.

Bashar al Asad, presidente de Siria
Image captionAl Asad ha encontrado en Rusia uno de sus aliados en la guerra que vive su país desde hace más de cuatro años.

Putin declaró que le preocupaba que al menos 4.000 ciudadanos de los Estados de la ex Unión Soviética estaban luchando con grupos rebeldes en Siria.

No les podemos permitir, después de que obtienen el entrenamiento ideológico y adquieren la experiencia de combate, que regresen a Rusia“.

Por su parte Asad agradeció a Rusia por “apoyar la unidad de Siria y su independencia”, y dijo que los rebeldes habrían tomado el control de más territorio si Moscú no hubiera intervenido.

Ambos hablaron de su esperanza de que “el terrorismo sea derrotado” y de que se encuentre una solución política para poner fin al conflicto.

Análisis de Jonathan Marcus, corresponsal diplomático de la BBC:

La sorpresiva visita a Moscú del presidente Al Asad representa un signo de creciente confianza en el acosado presidente sirio.

Primero, se siente seguro de salir de Damasco por primera vez desde que estalló la guerra civil en Siria.

También es un símbolo visible de la confianza de Rusia en el actual régimen sirio. El recibir a Al Asad en Moscú demuestra que hay pocas dudas, al menos por ahora, de la intención del presidente Putin de apoyar la posición del presidente sirio.

Pero el viaje también podría marcar una nueva etapa en los esfuerzos de Rusia para lanzar un plan dimplomático junto con su intervención militar en Siria, una demostración de que Rusia puede tratar con Al Asad y de que, por ahora al menos, Asad tiene que ser parte de una solución interina.

Línea dura

La intervención de Rusia en Siria tomó al mundo por sorpresa, al punto que Washington sólo supo del primer bombardeo cuando Moscú se lo notificó una hora antes de que ocurriera.

Vladimir Putin, presidente de Rusia

Image captionEl inicio de los bombardeos rusos en Siria no tardaron en levantar una incógnita: a quién están realmente atacando, aunque Moscú ha aclarado que ataca a terroristas.

Fue, además, la primera vez que el presidente ruso, Vladimir Putin, desplegó sus fuerzas más allá de las antiguas fronteras de la disuelta Unión Soviética.

Se trata, al mismo tiempo, de otro paso dramático en su política exterior de línea dura.

Y el Estado Mayor ruso ya ha destruido más de 450 objetivos de Estado Islámico durante su operación en Siria.

fuente.bbcmundo.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*