Con una genialidad Messi le quitó el triunfo al Tri

La expectativa era enorme y en el AT&T Stadium, lleno hasta las lámparas, se respiraba unambiente cordial en el túnel que salía de los vestidores hacia el campo. Lionel Messi yRafa Márquez compartían anécdotas blaugranas con sendas sonrisas, Andrés Guardado y Ever Banega hacían lo propio, mientras los niños buscaban con la mirada al ídolo argentino del Barcelona español.

En el aire flotaban las predicciones que daban como favorito indiscutible a la albiceleste y los cuatro triunfos sudamericanos en las ultimas citas, pero también laesperanza de ver la cara lavada de un Tri apurado por los ímpetus del interino Ricardo Ferretti.

La fórmula del Tuca en la delantera mexicana propició la única al minuto 17, cuandoOtamendi trabó a Raúl Jiménez en el área como último recurso. Chicharito Hernándezbuscaba redimirse de su última pesadilla en Manchester y Guardado le cedió el derecho. El del Leverkusen tiró a la izquierda de Nahuel Guzmán y sacudió las redes para el primero del Tri y su número 40 en 74 partidos con México. Sin embargo, el tándem no terminó de cuajar, Jiménez y Hernández no mostraron peso específico y se cansaron de fallar contragolpes y jugadas mano a mano, lo mismo al 43′, al 52′ y al 58′.

Tanto fue el cántaro al agua que era inevitable que se rompiera. Héctor Herrera hizo el segundo al 69 en otro contragolpe por izquierda, y tuvo la contundencia que sus compañeros no, asistido por Miguel Layún.

Pero como es costumbre en el Tri, el manejo de partido les pasó factura. Al 83 el ‘Kun’ Agüero descontó tras un error monumental de Moisés Muñoz frente a Ezequiel Lavezzi.

La defensa argentina fue un desastre, pero al final revolucionó su juego estéril y logró prender la chispa de un Messi impotente que tirado atrás de Carlos Tévez tuvo una noche de pesadilla, gracias en gran medida al arquero mexicano Moisés Muñoz, que le sacó todo… menos una, la del empate al 88. Una genialidad que ‘La Pulga’ le cobró con réditos metiéndosela entre las piernas tras una recepción de dioses en el área mexicana con la defensa hecha agua.

Lio apareció al final y volvió a demostrar, México quedó a deber de nuevo y en Dallas definitivamente valió el boleto.

fuente:eldiariony,com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*