Confrontarán a republicanos con filosofía proinmigrante de ex-presidente Reagan

El miércoles, cuando los precandidatos republicanos se reúnan en su segundo debate de las elecciones primarias, lo harán en Simi Valley, en la Biblioteca que lleva el nombre y la imagen del “santo patrón” de su partido, el ex presidente Ronald Reagan, el republicano que en 1986 firmó la ley de Reforma y Control de Inmigración IRCA, mejor conocida como “Ley de Amnistía”.

Pero a partir de hoy domingo, hasta el momento mismo del debate patrocinado por la cadena CNN, escucharán en repetidas ocasiones la voz de Reagan dando su último discurso en la Casa Blanca, el 11 de enero de 1989, nueve días antes de dejar el cargo y en el que les recordaba su visión de los Estados Unidos como una tierra libre y próspera, “con las puertas abiertas para quienes tengan el corazón y la voluntad para venir”.Las palabras de Reagan no sonarán solas, sino en contraste a otras menos inspiradas: las de varios precandidatos republicanos actuales llamando criminales y violadores a los inmigrantes, anunciando la construcción de un “gran muro” fronterizo y retirando la ciudadanía por nacimiento a los hijos de inmigrantes.

A continuación puede ver el video en inglés, que se transmitirá en repetidas ocasiones durante el debate del miércoles tanto en CNN como en Fox News y MSNBC.  El comercial es un ambicioso proyecto del Foro Nacional de Inmigración que unido a grupos pro inmigrantes y a numerosos líderes políticos, empresariales, religiosos y policiales conservadores deploran el tono anti inmigrante de la campaña republicana. El gasto en tiempo televisivo será de tres cuartos de millón de dólares, dijo Ali Noorani, director ejecutivo del Foro (NIF).“Nuestra esperanza con este comercial es que haya una conversación en los círculos políticamente conservadores de este país sobre el tema de inmigración”, dijo Noorani. “Que se den cuenta de que deben tratar el tema en forma más humana. Que las propuestas también debe serlo. Para ser el partido de los valores familiares, están expresando un terrible desprecio por las familias inmigrantes”.El comercial contrasta el último discurso de Reagan en el que habla de una “brillante ciudad en la colina” que simboliza a los Estados Unidos. Es una metáfora que Reagan usó en varias ocasiones a lo largo de los años, y aunque fue criticada por algunos opositores como una idealización del país en el que existian “dos Américas”, una más próspera que la otra, las palabras resuenan hoy como una reafirmación de la idea del líder conservador de que este país simboliza la libertad y la oportunidad hacia la que escapan millones de inmigrantes de todo el mundo.“He hablado de una brillante ciudad en la colina toda mi vida política, bendecida por Dios, bulliciosa, con una gran variedad de gentes, en armonía y paz”, comienza Reagan en el comercial, con referencia al año 1989. A continuación escuchamos las palabras de Donald Trump, hoy en día: “Traen crimen, son violadores”, las de Scott Walter “hay que quitarle la ciudadanía por nacimiento a los hijos de indocumentados” y las de Ted Cruz, enfatizando esta misma idea.

Trump continúa, en el comercial, “construiré un gran muro” y a continuación, otra parte del discurso de Reagan:“En mi mente sería una ciudad alta y orgullosa construida sobre rocas más fuertes que la furia del océano, y si hubieran paredes en la ciudad, tendría puertas y estarían abiertas para quienes tengan el corazón y la voluntad para venir. Así lo vi y así lo veo aún”, concluye el fallecido presidente.El comercial finaliza con las palabras: “Con libertad, no con miedo, Estados Unidos es más fuerte”.

La filosofía de Reagan

Ronald Reagan fue un líder tan criticado como admirado en los Estados Unidos y las diferencias sobre su accionar como presidente aún persisten. Pero en algo Reagan se diferenció de la ortodoxia actual de su partido: su actitud abierta hacia la inmigración y su rechazo hacia los muros y paredes fronterizas.

En 1980 durante un debate de la primaria de su partido entre él y George H. W. Bush, el primer presidente Bush, está actitud quedó plasmada tras una pregunta referente al tema migratorio.“Creo que ha llegado el momento de que Estados Unidos y México tengan una mejor relación que la que hemos tenido hasta ahora. No hemos sido lo suficientemente conscientes de nuestro poder…ellos tienen un desempleo del 40 a 50% y esto no puede continuar sin que veamos problemas más serios al sur de la frontera”, dijo Reagan, quien temía  que “la influencia de Cuba” y la pobreza en México, formaran una combinación explosiva que trajera una revolución al país vecino.

“En vez de hablar de poner una pared o muro entre nuestros países, por qué no trabajamos en el reconocimiento de nuestros problemas mutuos, haciendo posible que los mexicanos vengan a trabajar aquí con un permiso de trabajo, paguen impuestos y cuando quieran cruzar lo puedan hacer en ambas direcciones”, dijo Reagan.Unos años después Reagan puso su firma en la ley de Amnistía de 1986 que legalizaría a 3 millones de inmigrantes indocumentados. Y hoy, ensartados en una intensa campaña por la candidatura presidencial, son liderados por un multimillonario de madre escocesa inmigrante y padre de ascendencia alemana que ha basado su campaña entera en devolver la “grandeza” a un país cuya grandeza se debe en gran medida a sucesivas olas de inmigrantes.

fuente.eldiariony.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*