Congreso aprueba acuerdo presupuestario y reduce riesgo de cierre del gobierno

Washington.-

Tras superar riñas partidistas, el Congreso envió este viernes al presidente Barack Obama un acuerdo presupuestario de dos años que impide el incumplimiento de pago de la deuda externa, y reduce el riesgo de un posible cierre del gobierno en diciembre próximo.

Con 64 votos a favor y 35 en contra, el Senado aprobó el acuerdo esta madrugada, dos días después de que lo hiciera la Cámara de Representantes, también con fuerte oposición republicana.

El paquete incrementa el gasto fiscal por unos $80,000 millones para programas domésticos y de defensa, además de que autoriza elevar el techo de endeudamiento de Estados Unidos hasta marzo de 2017.

El Departamento del Tesoro había advertido de que EEUU caería en crisis de impago de la deuda para el próximo martes si el Congreso no autorizaba elevar el límite de endeudamiento nacional.

Victoria para Obama

La aprobación de la medida, que no estuvo libre de riñas entre demócratas y republicanos, es una victoria política para el presidente Barack Obama, quien abandonará el poder en enero de 2017 y no tendrá que lidiar con este tipo de batallas fiscales con el Congreso, bajo control republicano.

En un comunicado emitido por la Casa Blanca, Obama prometió promulgar la medida, a la vez que aplaudió el trabajo bipartidista para lograr un acuerdo que, a su juicio, “fortalecerá a la clase media al invertir en educación, capacitación laboral, e investigaciones básicas”.

Agregó que el acuerdo invierte en la seguridad nacional y evita recortes a los programas de ancianos dentro Medicare y el Seguro Social, además de que se financia “de forma responsable y equilibrada”.

Según Obama, la medida garantiza dos años de fondos públicos y debe ayudar a romper  “el ciclo de cierres (de gobierno) y crisis fabricadas que han perjudicado a nuestra economía”.

En general, la mayoría de los demócratas en ambas cámaras del Congreso se hizo eco de las declaraciones de Obama al considerar que la medida ayudará a la clase media y fortalecerá a la economía nacional.

Quejas republicanas

Al igual que en la Cámara Baja, los republicanos en el Senado aceptaron a regañadientes el acuerdo pactado por ambas cámaras del Congreso,  al quejarse de que la medida incrementaba demasiado el gasto fiscal.

El senador republicano por Texas y precandidato presidencial, Ted Cruz, quien alentó el último cierre del gobierno por 16 días en 2013, se quejó, en Twitter y en el pleno del Senado, de que la legislación le da a Obama “una tarjeta de American Express fosforescente e incrustrada de diamantes”.

“La puede usar ahora pero él no recibirá el cobro, porque lo recibirán mis hijos y los de ustedes…es una tarjeta muy genial, porque no tienes que pagar por ella, solo la gastas y es problema de otro”, ironizó Cruz.

Otro precandidato presidencial republicano, el senador por Kentucky, Rand Paul, intentó bloquear la votación final de la medida en el Senado, lo que obligó a los senadores a quedarse en el pleno hasta pasada las tres de la madrugada.

“La derecha recibirá más dinero para asuntos militares y la izquierda recibirá más dinero para programas de beneficiencia social. Se dan un apretón de manos en secreto, y el público estadounidense es el que se queda atascado con la factura”, afirmó Paul, quien advirtió que el acuerdo solo inflará la deuda.

 

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*