Descarta Casa Blanca un rescate financiero para Puerto Rico

WASHINGTON

La Casa Blanca volvió hoy a descartar un rescate financiero que saque de inmediato al gobierno de Puerto Rico de la bancarrota y exhortó al Congreso a examinar con intensidad el hecho de que las empresas públicas puertorriqueñas no tienen acceso al capítulo 9 de la ley federal de quiebras.

Josh Earnest, secretario de Prensa de la Casa Blanca, sostuvo que por medio del Departamento del Tesoro y el Grupo de Trabajo sobre Puerto Rico seguirá ofreciendo asistencia técnica y buscando identificar recursos dentro de programas federales existentes.

“Seguimos comprometidos en trabajar con Puerto Rico mientras se enfrentan a los serios retos financieros del Estado Libre Asociado (ELA)”, indicó Earnest, pero sostuvo que “en un última instancia (la crisis) es responsabilidad del gobierno puertorriqueño”.

Earnest fue preguntado en cuatro ocasiones sobre la crisis fiscal de la Isla, incluso sobre si hay posibilidades de echar hacia delante una junta federal de control financiero, el mensaje que le dan a los puertorriqueños en Estados Unidos que están atentos a los graves problemas financieros de la Isla y por qué la percepción de que miran la crisis boricua de lejos, en comparación con bancarrotas en otros países.

Pero, el portavoz de la Casa Blanca se mantuvo básicamente con el mismo mensaje de los últimos meses, aunque esta vez – sin reclamar expresamente su aprobación -, solicitó al Congreso que examine la posible inclusión de las corporaciones públicas y municipios de la Isla en el capítulo 9 de la ley federal de quiebras.

“Tiene fuertes méritos”, dijo Earnest, que las empresas públicas de la Isla tengan acceso “a un mecanismo ordenado para manejar la deuda”.

El gobernador García Padilla ha reconocido, por vez primera, que como está estructurada la deuda pública no es posible que el gobierno de Puerto Rico pueda cumplir con sus obligaciones.

Ha exhortado a los acreedores, incluidos los de las obligaciones generales – que están protegidos por la Constitución-, a sentarse a negociar una reestructuración de la deuda.

Según un informe de la prominente economista Anne O. Krueger, exdirectora gerencial del Fondo Monetario Internacional (FMI), la tendencia de gasto público junto al servicio de la deuda de Puerto Rico es “insostenible”.

Para salir del colapso,  Krueger junto a los también execonomistas del FMI,  Ranjit S. Teja  y  Andrew Wolfe contemplan un programa de ajustes a 10 años. Este programa requeriría  aumentar impuestos a la gente y a las empresas; recortar hasta $2,000 millones en gastos públicos y buscar alguna renegociación de la deuda con los bonistas.

“Probablemente, el hallazgo más sorprendente de este reporte será que el déficit fiscal verdadero es mucho más grande del que se asume”,  $3,650 millones de cara al próximo año fiscal, indicaron los economistas en el documento de 26 páginasen el que también se reconocen los múltiples ajustes efectuados a la fecha por parte de la administración del gobernador  García Padilla.

fuente:elnuevodia.com

 

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*