Interrogarán alegado querellante de juez Ramírez Lluch

Agentes del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Bayamón y los fiscales que investigan el suicidio del juez superior José Javier Ramírez Lluch procuraban dar con el oficial jurídico Guillermo Gustavo Hernández Saavedra, para entrevistarlo en torno a la supuesta querella de acoso sexual que se había anunciado radicaría contra el magistrado.

En la pesquisa en la que agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) participan como “observadores” se procura conocer si Ramírez Lluch a su regreso el martes de unas vacaciones en Europa había sostenido una acalorada discusión con Hernández Saavedra y de la supuesta existencia de unas fotografías que podrían ser objeto de una extorsión.

Ramírez Lluch se suicidó alrededor de las 6:00 p.m. de ayer, en vísperas de que retornara a su plaza de juez en una sala criminal en el Centro Judicial de Bayamón, tras renunciar a su cargo de juez administrador de la Región Judicial de San Juan.

Hoy tenía en calendario atender la petición de nuevo juicio de Pablo José Casellas Toro, el hijo del juez federal Salvador E. Casellas, que hace un año fue convicto por el asesinato de su esposa Carmen paredes Cintrón. Ramírez Lluch presidió el proceso y condenó a Casellas Toro a cadena perpetua y una pena consecutiva por el uso de armas de fuego.

Diversas versiones de allegados apuntan a que lucía tranquilo, aunque desde hace días se oía el rumor de la supuesta querella de quien había sido su oficial jurídico. En la tarde de ayer, usó una correa negra para ahorcarse en la marquesina de su hogar en la urbanización Quintas Reales, en Guaynabo, donde fue hallado por su único hijo un adolescente de 16 años de edad.

Tenía 48 años de edad y una reputación intachable como juez. Su labor en el estrado era reconocida por abogados y fiscales, así como por el Tribunal Supremo, donde durante la presidencia del juez Federico Hernández Denton se le reconoció en el Cuadro de Excelencia Judicial del 2012 al 2013.

Los investigadores no hallaron nota suicida en la escena, ni en el Nissan Altima del juez. Hoy procurarán ocupar un teléfono celular y una computadora, así como examinar su despacho en búsqueda de cualquier documento o indicio de que se sintiera acosado por la radicación de la supuesta querella. También serían entrevistados jueces con los que se sabía tenía amistad y confianza.

A meda mañana de hoy, los investigadores recibieron información de que Hernández Saavedra se encontraba en Estados Unidos y que posiblemente el martes o ayer vía telefónica le informó a sus superiores que no regresaría a su plaza de oficial jurídico.

Previo a estar en la judicatura había sido fiscal asignado a delitos fiscales. Tenía una maestría de la Universidad de Harvard en contribuciones. Como juez tuvo a su cargo una sala especializada en casos de asesinato en Bayamón.

Su designación a dirigir a Región Judicial de San Juan fue hecha el pasado octubre por la jueza presidenta del Tribunal Supremo, Liana Fiol Matta. Su antecesor como presidente del Supremo, el juez Federico Hernández Denton, había reconocido a Ramírez Lluch en el Cuadro de Excelencia Judicial del 2012 al 2013. Al momento del suicidio llevaba alrededor de 18 años como abogado.

Era oriundo de Mayagüez, donde estudio contabilidad y finanzas en el RUM se graduó como abogado en la Universidad Interamericana con honores y también trabajó como oficial jurídico del juez Francisco Rebollo.

fuente:elvocero.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*