Nueva York más atenta a guarderías sin licencia

Nueva York

Los dibujos infantiles alegran la acogedora sala de Mercedes Guido -como se identificó-, una inmigrante centroamericana dedicada al cuido de niños en su apartamento de Corona, Queens.

El lugar en el segundo piso de un edificio en la Avenida 37 luce iluminado y limpio. Mientras vigila a cuatro chicos que juegan tranquilos en una alfombra afelpada, la mujer cuenta que trabajó 15 años en un supermercado en Great Neck, Long Island hasta que fue despedida en 2011.

“Nadie más me contrató por ser muy vieja”, recordó. “Mis vecinos me ayudaron dándome a cuidar a sus niños y fue un buen negocio, porque más padres me confiaron a sus bebés”.

Como regla general en el estado de Nueva York, cualquier programa de cuidado diurno que preste servicios a tres o más niños por más de tres horas al día de forma regular debe obtener una licencia o certificado de registro, pero Mercedes considera que su experiencia criando a sus tres hijos -ahora mayores- es suficiente.

“Tuve una clienta que me trajo a su bebito de meses y ahora el muchachito ya está en la escuela. Soy como su segunda abuela”, expresó la mujer, de unos 50 años. “La verdad no sé ni cómo buscar la licencia. Me asusta tratar con la Ciudad, este negocio es lo único que tengo”.

El Comité para Niños y Familias Hispanas (CHCF) advierte que comúnmente los padres eligen guarderías según su reputación y la recomendación de amigos y parientes, en lugar de basar su elección en las licencias y certificados de entrenamiento del personal.

“Me conviene dejar a mi hijo en casa de mi vecina, aunque no tenga licencia, porque está en mi edificio y no cobra tan caro”, dijo Emily García, una joven madre mexicana de Sunset Park. “Es una mujer bien cariñosa y la conozco por casi siete años. Sé que mi niño está en buenas manos”.

Pero la muerte del bebé de tres meses Karl Towndrow en una guarderia sin licencia en Soho, ocurrida en julio pasado, generó mayor conciencia acerca de los centros de cuidado infantil no autorizados.

El Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York (DOHMH) está intensificando sus esfuerzos para localizar y clausurar las guarderías sin licencia, inclusive aquellas que se anuncian en línea o en las calles. En barrios latinos es común que las madres desempleadas ofrezcan sus servicios de cuido de niños a domicilio o para recogerlos en las escuelas.

“Conviene más cuidar niños a domicilio que adaptar mi casa como guardería, así no tengo que bregar con la Ciudad”, dijo Teresita de Jesús, quien anuncia su información de contacto en anuncios improvisados en Brooklyn.

Sin embargo, defensores de los niños indican que el cuido de niños a domicilio también implica un riesgo, porque los padres no tienen la suficiente información del récord penal o entrenamiento en primeros auxilios de quien contratan.

La Ciudad responde

En julio, ABC7 Eyewitness News informó que DOHMH crearía una unidad de investigación de cinco personas para asuntos vinculados a la seguridad infantil, luego de la muerte del bebé Towndrow, pero la oficina de prensa de la agencia dijo a El Diario que la integración del grupo de trabajo no fue la respuesta a la trágica muerte en la guardería sin licencia en SoHo.

“El Departamento de Salud ya había planeado crear esta unidad y comenzó a entrevistar a los candidatos antes de esa tragedia”, dijo el DOHMH en un correo electrónico.

Antes de la creación de la unidad de investigación, la Oficina de Cuidado de Niños no tenía personal asignado exclusivamente a la respuesta de quejas relacionadas con guarderías sin licencia. Los reportes eran -y siguen siendo- atendidos por 17 trabajadores del programa Public Health Sanitarians (PHS) de la Ciudad y 24 del Estados, y 11 empleados del programa Early Childhood Education Consultants (ECEC) de la Ciudad y 14 del Estado.

“Las quejas continúan siendo atendidas por el mismo personal mientras que los investigadores de la nueva unidad están en entrenamiento”, dijo DOHMH. “Una vez concluida la formación, el equipo asumirá la absoluta responsabilidad de las pesquisas”. La agencia no reveló cuándo comenzará a operar la nueva unidad de investigación.

El DOHMH recibió 192 quejas de guarderías sin licencia y cerró 57 en 2013, en comparación con 2014, cuando atendió 186 quejas y clausuró 49 sitios. En lo que va de 2015, la agencia registró 162 quejas y ha cerrado 36 centros.

De acuerdo con el Departamento de Salud, en la ciudad de Nueva York existen 11.299 centros de cuidado infantil, de los cuales 2.272 son regulados por la Ciudad y los restante 9027 por el Estado.

La muerte del bebé Towndrow avivó la controversia de que el reducido numero de supervisores es suficiente para controlar las miles de guarderías. Actualmente hay 31 supervisores y 41 inspectores sanitarios (17 de la Ciudad y 24 del Estado) para supervisar los 11.299 centros de cuidado infantil.

“El Departamento de Salud evalúa periódicamente sus necesidades de personal y asigna recursos en consecuencia”, dijo la agencia. “Desde enero de 2014 hasta lo que va de 2015, la Oficina de Cuidado de Niños ha añadido 27 nuevos funcionarios, cinco de los cuales son supervisores”.

Guarderías en regla

La dominicana Ana Matos, propietaria desde 2002 de una guardería licenciada en el barrio deSoundview, El Bronx, dijo que el negocio de cuido de niño en casa la ayudó a dejar la asistencia pública cuando quedó desempleada.

“Es muy fácil obtener las licencias, no hay justificación para no tenerlas”, dijo Matos, una madre soltera de tres chicos. “La vida de niños pequeños están en nuestras manos. Es obligatoria contar con el entrenamiento para responder a una emergencia”.

Matos destacó que elegir una guardería autorizada, ofrece a los padres la certeza de que el lugar fue inspeccionado por el DOHMH. La agencia requiere que todos los empleados de centros autorizados estén entrenados en reanimación cardiopulmonar (RCP) y la prevención del síndrome de muerte súbita del lactante.

“Los padres, como inmediatos responsables de sus hijos, tienen que asegurarse de que las guarderías de sus vecindarios están en regla”, expresó.

La Oficina de servicios para ninos y familia (OCFS) enlista varias normas y provee ayuda en español. La organización Day Care Council of New York (DCCNYINC) explica los tipos de licencias y exenciones de permisos (menos de tres niños que no sean familiares) en el cuido de niños. La Ciudad también brinda una guia para regularizar una guardería.

fuente:eldiariony.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*