Nuevo chance para arreglar cuentas pendientes con la ley

El pasado marzo Kyle Johnson recibió una multa por el ruido y alboroto que hacía en horas de la noche junto a unos amigos afuera de un edificio en su barrio, en Clinton Hill. “Pero después volví a mi escuela en Delaware y nunca resolví el tema”, contó el joven de 19 años quien este viernes tuvo la oportunidad de encarar esa sanción que, a pesar de ser un delito menor, lo podría haber llevado a la cárcel ya que nunca se presentó frente al juez.

Johnson fue parte de la iniciativa “Begin Again” (“Comenzar de nuevo”), que la Fiscalía de Brooklyn está realizando por primera vez para dar la oportunidad a las personas que tienen citaciones pendientes por delitos menores, a que resuelvan su situación y tengan una segunda oportunidad.La iniciativa, que comenzó ayer y dura hasta hoy, se realiza de 9:00 a.m. a 3:00 p.m. en la iglesia Emmanuel Baptist Church, en Clinton Hill. En ese lugar, la Fiscalía montó todo un sistema para que las personas acudan y, de manera segura y sin consecuencias negativas para ellos, puedan limpiar sus registros. “Es una gran oportunidad para mí, especialmente porque ya no tendré que pagar una multa o arriesgar un arresto”, dijo Johnson.“La gente con citaciones pendientes enfrenta ser arrestado en cualquier momento y tener que pasar por el sistema, por algo que comenzó como una ofensa menor”, explicó el fiscal del distrito de Brooklyn Ken Thompson. “Algunos de ellos incluso tratan de resistir o escapar cuando se les acerca la Policía, lo que pone a nuestros agentes en riesgo. Por esto es importante para mí ayudar a resolver estas situaciones de manera justa y eficiente”.Cuando se comete un delito bajo nivejo nivel como tomar alcohol en la vía pública, orinar en la calle o andar en bicicleta por la acera, los agentes ponen una multa y entregan una citación para resolver la situación frente a un juez. Es un proceso sencillo, pero muchísimas personas nunca acuden a la cita con la justicia y eso queda registrado. Luego, si un policía los detiene por cualquier razón, son arrestados por tener una citación pendiente. “Los esposan y pueden pasar la noche posiblemente en la cárcel”, indicó el portavoz de la fiscalía Oren Yaniv. “Esto después puede afectar sus postulaciones a empleos o a vivienda”.

Millones de citaciones abiertas

Actualmente existen alrededor de 1.2 millones de citaciones abiertas en Nueva York y aproximadamente un cuarto de ellas son de Brooklyn. “Esto genera atrasos en las cortes y ocupa recursos. Además, crea un conflictos de seguridad”, dijo Yaniv.

Previo a la realización de “Begin Again”, la oficina del Fiscal envió cartas a 2,400 personas que residen en Brooklyn y que tienen casos pendientes con la justicia, para que aprovechen esta oportunidad. “Pero incluso si no recibió una carta y cree que puede tener algo pendiente, puede llegar acá”, explicó el portavoz Yaniv. Los organizadores explican que es un ambiente seguro, donde no se afecta negativamente a quienes vengan a recibir ayuda. Además, hay abogados para asistir y un centro de recursos con cuarenta proveedores, incluyendo servicios de empleo, salud y organizaciones sociales.En la iglesia se instaló una corte comunitaria, donde un juez ve caso por caso. “Podrán salir de manera limpia y así seguir sin problemas con sus vidas. Es una forma no confrontacional en un lugar seguro para resolver esta situación”, dijo Yaniv.“Mucha gente vive una vida frágil por estos problemas, con miedo de ser arrestados. Y estos son delitos menores”, explicó Patricia Conelly, del Vera Institute of Justice, quien agregó que esta situación también se generan conflictos para acceder a beneficios sociales y a empleos. “Gracias a esto la justicia se puede preocupar de los peces más grandes”.El fiscal de Brooklyn mencionó que seguirá realizando este tipo de actividades en otros barrios del condado, especialmente en los más lejanos, como East New York o Coney Island. Además, espera que los otros distritos sigan su ejemplo y realicen este tipo de programas.El Diario contactó al resto de las fiscalías de los otros cuatro condados para conocer su opinión sobre la iniciativa realizada en Brooklyn, pero no recibió respuestas.

Algunos que comenzarán de nuevo

Alejandra: Venezolana residente en Brooklyn

“En 2012 estaba andando en bicicleta en la avenida Flatbush. No quería pasar cerca del tráfico y me subí a la acera. A propósito, ignoré el ticket que me sacaron, hasta que me enteré de las consecuencias. Ahora fui al juez y descartó los cargos. No tuve que pagar nada. Me alegra que exista este tipo de servicios. Ayuda a limpiar el aire”.César Márquez: Mexicano residente en Queens“Hace mucho tiempo un policía me cogió tomando cerveza. Por falta de tiempo nunca lo resolví. Ahora voy a tener mi registro limpio, algo que sé que en el futuro me podría haber afectado mucho”.David Barne: Estadounidense residente en Brooklyn“Este programa es excelente, no lo puedo dejar de repetir. Yo tuve una multa por beber en la vía pública. Se me perdió y no supe cuándo ir. Pero ahora vine y lo resolví en 25 minutos. Es un peso menos en mi espalda”.

Cifras de 2015:

  • En todo Nueva York hay 1.2 millones de citaciones abiertas, en las que las personas no se presentaron a la corte y arriesgan ser arrestados.
  • Sólo en Brooklyn hay 260,000 citaciones abiertas.
  • Las infracciones menores más comunes son el consumo de alcohol en la vía pública, posesión de marihuana en cantidades menores y andar en bicicleta por la acera.

Citaciones en 2014:

  • Consumo de alcohol 116,929 (número 1 en la ciudad)
  • Orinar en público 28,599
  • Leyes varias del transporte estatal 4,487
  • Andar en bicicleta en la vereda 3,843
  • Regulaciones de parques 3,239
  • fuente:eldiariony.com
Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*