Obama pide al Congreso que tienda la mano a Puerto Rico

Departamento del Tesoro va a recomendar al Congreso que ponga en marcha un plan de recuperación económica de Puerto Rico que incluya la supervisión de forma independiente de su cumplimiento. El plan, incluye la propuesta al legislativo de Washington de que se reestructure buena parte de la deuda de la isla además de mejorar el acceso al Medicaid y el EITC (el credito fiscal por ingresos del trabajo).

El anuncio de estas propuestas se hizo esta tarde, es decir en la víspera del testimonio que presentará mañana jueves el asesor de Lew, Antonio Weiss, ante un comité del Senado. Horas antes, el senador demócrata y candidato a las primarias, Bernie Sanders, pidió al Tesoro una negociación con el gobierno de Puerto Rico, los acreedores, sindicatos y otras partes interesadas en la gestión del pago de la masiva deuda a la que se enfrenta la isla.

El problema de la propuesta de la Casa Blanca es que los cuatro elementos sobre los que se apoya pasan necesariamente por un Congreso en el que no hay consenso para casi nada en los últimos años.

Aunque permitir la reestructuración de la deuda a través de un proceso de quiebra judicial como hizo Detroit no cuesta nada a los contribuyentes, hay una corriente de opinión animada por los elementos más extremos conservadores para impedir que Puerto Rico tenga la posibilidad de acojerse a la bancarrota municipal y de las empresas públicas como pueden hacer todos los municipios del país. La ley de bancarrotas no recoge la posibilidad de que los territorios como Puerto Rico puedan hacerlo y hay poca voluntad política para enmendar esta ley y abrir la puerta que tuvieron Detroit o Vallejo, en California, para ordenar sus cuentas públicas.

De momento, las negociaciones que Puerto Rico está teniendo con sus acreedores, a los que les debe unos $72,000 millones, no están llegando a acuerdos.

El Gobierno de Barack Obama explica en su comunicado que la Administración ha trabajado con el Gobierno de la isla y se le ha ofrecido ayuda, pero recuerda que “solo el Congreso tiene la autoridad de proveer a Puerto Rico con las herramientas necesarias para cimentar la recuperación del estado asociado y el Congreso debe actuar”.

“Puerto Rico, y sus 3.5 millones de ciudadanos americanos que llaman casa a la isla están haciendo frente a una crisis seria que requiere inmediata acción del Congreso”, se explica desde la Administración. El Gobierno de Washington sostiene que aunque se han tomado medidas para hacer frente a los retos inmediatos la situación de crisis puede ser muy grave en el invierno y se necesita una acción decisiva.

La situación en Puerto Rico ha dado lugar a un importánte éxodo de puertorriqueños. Según el Pew Research, el año pasado 84,000 personas dejaron la isla para instalarse en EEUU, un 38% más que en 2010. A la vez, el número de personas que se instalaba en este estado asociado ha caído. Muchas de estas personas se han instalado en Nueva York o en el centro de la Florida, un estado bisagra en el que estos ciudadanos harán valer su voto en las próximas elecciones.

fuente:eldiariony.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*