Odiado directivo de farmacéutica acepta bajar precio de pastilla para enfermos de sida

La compañía que aumentó el precio del Daraprim, un medicamento usado para tratar a pacientes con toxoplasmosis, una enfermedad que suele ser frecuente en personas que han desarrollado sida, dio marcha atrás.

La compañía farmacéutica Turing había incrementado el precio Daraprim de 13,50 dólares a 750 dólares la pastilla y su director ejecutivo, Martin Shkreli, rápidamente se convirtió en el foco del enojo público.

El incremento del 4.000% también atrajo la atención de Hillary Clinton. Ella tuiteó al respecto el lunes, diciendo que quería ponerle un alto a la “especulación de precios” de los medicamentos.

El Daily Beast declaró a Shkreli como el “hombre más odiado en Estados Unidos”, superando al dentista que mató al león Cecil.

Shkreli dice que ha escuchado la protesta.

“Hemos acordado bajar el precio del Daraprim a un precio que sea más alcanzable”, le dijo Shkreli al noticiero ABC World News Tonight.

Él no dijo que tan “alcanzable” sería el precio, pero hizo énfasis en que la compañía ya regala el medicamento aproximadamente a la mitad de los pacientes que la utilizan y que Turing planifica expandir su programa de beneficencia de medicamentos.

Shkreli se ha defendido en Twitter y en numerosas entrevistas de televisión.

“Necesitamos obtener un beneficio del medicamento”, le dijo Shkreli a Bloomberg, argumentando que las compañías que poseían el medicamento antes la estaban regalando al precio de 13,50 dólares.

Él dijo que no solo se trataba de obtener beneficios. Turing planifica usar el dinero para la investigación de mejores formas de tratar enfermedades. El medicamento es usado por algunos pacientes con cáncer o con VIH en etapa de sida. Ha existido durante décadas, pero la compañía de Shkreli justo acaba de comprar los derechos en agosto. El principal uso del medicamento es para tratar a los pacientes con infecciones parasitarias mortales.

“Ellos no se merecen un medicamento que tiene 70 años de antigüedad”, dijo sobre el Daraprim, y agregó: “Sé que lo que estamos haciendo es lo correcto”.

Shkreli solo tiene 32 años de edad. Lo han llamado de todo, desde un niño genio hasta un buitre.

“Supongo que algunas personas piensan que el acceso al Daraprim disminuirá en lugar de aumentar. Yo te garantizo un mejor acceso a precios más bajos que nunca para los pacientes”, tuiteó Shkreli.

Conocido por ser muy franco en Twitter –él tuiteó el lunes: “Parece que los medios inmediatamente me señalan por lo que yo los señalo a ellos, pero no con el índice o el meñique”–, él optó por dejar su cuenta privada el martes por la noche.

Sus tuits tan francos fueron una de las razones por las que fue destituido de su puesto como director ejecutivo de la empresa en la que trabajaba antes, Retrophin.

fuente:cnn.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*