Oportunismo y engaño en caso familias indigentes en North Philly

Esteban Cabrera
Philadelphia, PA:

Lo que empezó con la presencia de seis familias, con 4 recién nacidos en un terreno vacío del norte de Philadelphia, en la calle American, llamó poderosamente la atención de todo el sector y se levantó la voz de alarma al ver que mujeres, hombres y bebes recién nacidos estaban pernoctando y viviendo al aire libre, en medio de la inclemencia del tiempo. La redacción del periódico El Faro Latino y RC Noticias fue advertida de la situación, razón por la que de inmediato nos presentamos al lugar y nos encontramos con la desgarradora escena.
En un principio, la Representante Estatal Leslie Acosta intervino en auxilio de las familias e intentó buscar una solución a la escandalosa situación. Sin embargo, las autoridades de la ciudad pronto identificaron que había maldad y oportunismo en la invasión de un terreno de la ciudad y determinaron aplicar todo el peso de la ley a los invasores ya que entre otras cosas estaban poniendo en inminentes peligros las vidas y bienestar de menores de edad.
El asunto se complicó cuando corrió la voz de que estas familias iban a ser beneficiadas con las viviendas y el lugar fue invadido por otras familias que no cesaron en llegar, teniendo que intervenir el Departamento de policía de Filadelfia para evitar que más niños sean expuestos a los múltiples peligros, bajo la indigencia absoluta.

En medio del caos y ante la estampida de personas alojándose en el lugar, las autoridades iniciaron una investigación que arrojó que había malicias y que eran otras las intenciones de la organizadora de la invasión, Cheri Honkala, de raza blanca y una hispana de descendencia puertorriqueña, solo identificada como Taca Colón, las que al verse descubiertas, emprendieron la huida, desapareciendo con las personas utilizadas en el logar.

Las familias tiraron colchones en el suelo e improvisaron casas de campaña maltrechas ante un cielo descubierto y expuestos al sol,  la lluvia  e inseguridad. Después de los hechos, la ciudad cercó el terreno con vallas metálicas.

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*