Reporte revela robo de salario sistemático en NY

NUEVA YORK

Un estimado de 2.1 millones de neoyorquinos son víctimas de robo de salario al año, lo que implica una suma de $3.2 mil millones en pagos y beneficios, según el reporte “By a Thousand Cuts: The Complex Face of Wage Theft in New York” del Center for Popular Democracy Action (CPDA).

El estudio, calificado como el más completo desde 2009 por organizaciones defensoras de los derechos de los trabajadores, se fundamenta en entrevistas a expertos, quejas de víctimas de robo de salario, resultados de investigaciones recientes y estadísticas de los sindicatos más representativos.

Los hallazgos del CPDA sugieren que los empleadores recurren a métodos difíciles de detectar, probar y erradicar, como minutos no registrados en los relojes del lugar de trabajo, una deducción del 5% por cada propina y salarios por debajo del mínimo.

Un análisis de las estadísticas más recientes –diciembre de 2014- del Departamento de Trabajo de Estados Unidos (USDOL) encontró que en 2013, unos 12.700 trabajadores del estado de Nueva York recibieron un total de $23 millones en reembolsos por salarios robados, lo que representa sólo el 2% del total de $1 mil millones en salarios robados para ese año.

Los autores del reporte, que estudiaron 11 casos específicos de trabajadores, encontraron que el estado de Nueva York pierde hasta $20 millones por semana en violaciones cometidas por empleadores que no pagan el sueldo mínimo.

Los trabajadores más vulnerables son aquellos que trabajan frecuentemente jornadas de más de 40 horas a la semana. Según la ley, los empleadores deben pagar una hora y media por cada hora extra luego de las 40 horas a la semana, pero en 2010 el 77% de los trabajadores de bajos ingresos no recibieron esta compensación, según un estudio del National Employment Law Project (NELP) citado por los autores.

El mexicano Ángel Rebollero (53), quien en octubre de 2014 alzó la voz por mejores condiciones de trabajo en Vegas Auto Spa, en Park Slope, contó que por casi una década no recibió el pago mandatario por las horas extras trabajadas.

“Los trabajadores inmigrantes somos los más expuestos a empleadores inescrupulosos, pero nuestras victorias laborales demuestran que unidos podemos cambiar las condiciones indignas en el lugar de trabajo”, comentó. “Muchos fuimos amenazados con la deportación. El miedo puede hacernos callar, pero no siempre estaremos en las sombras sufriendo el abuso”.

El reporte de la CPDA encontró que los empleadores comúnmente recurren a la intimidación, acoso, represalias y falsificación de récords de pago para perpetrar un robo de salario sistemático. Otro método común es la clasificación errónea de sus empleados como contratistas independientes, a fin de evitar el pago de impuestos sobre la nómina de sus empleados.

El Servicio de Impuestos Internos (IRS) estima que los empleadores clasifican erróneamente a millones de empleados cada año en el país, evitando en promedio cerca de $4.000 en impuestos federales por cada trabajador.

El CPDA advirtió de la reincidencia en las violaciones de las leyes laborales como un factor difícil de erradicar en la lucha por los derechos de los trabajadores. En los últimos cinco años, el USDOL ha registrado cerca de 400 casos de robo de salarios en el estado de Nueva York, en los cuales el empleador reincidió en las infracciones de las leyes que protegen a los empleados más vulnerables.

Entre los casos que analiza el reporte destaca el de los “carwasheros” de Vegas Auto Spa, quienes estuvieron expuestos a condiciones inseguras de trabajo y robo de salario.

fuente:eldiariony.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*