Satélites detectaron ‘actividad infrarroja’ en zona donde se estrelló avión ruso

Los restos de muchas de las 224 personas muertas a bordo del avión de pasajeros ruso que se estrelló en Egipto durante el fin de semana han regresado a San Petersburgo, pero la incertidumbre aún gira en torno a qué causó este desastre.

Un funcionario principal de la aviación rusa ha dicho que el vuelo 9268 de Kolavia se desintegró en el aire antes de que tocara tierra en un área remota de la intranquila península del Sinaí, en Egipto, el sábado.

Satélites estadounidenses detectaron “actividad infrarroja” sobre la Península de Sinaí al momento en que ocurrió el incidente del vuelo 9268, dijo un funcionario estadounidense familiarizado con la última información.

La comunidad de inteligencia y militar de Estados Unidos está revisando esa información e intenta determinar qué significa.

Parte del análisis es para determinar dónde ocurrió la actividad, si en tierra o en el aire, y qué es lo que esto puede decir sobre lo que le pudo pasarle al avión.

Las autoridades le han restado importancia a un aparente rumor de que los militantes islámicos en Sinaí derribaron el Airbus A321-200, ya que dijeron que la razón más probable del accidente es un fallo técnico.

Sin embargo, hasta el momento, no han podido ofrecer una explicación definitiva de lo que sucedió y el presidente egipcio sugiere que las investigaciones podrían tardar meses.

Así es como están las cosas:

El vuelo

El vuelo 9268 se dirigía del complejo turístico egipcio Sharm el-Sheikh a San Petersburgo el sábado temprano cuando desapareció del radar luego de 23 minutos de vuelo, según dicen los funcionarios egipcios.

Al parecer, los controladores de tráfico aéreo no recibieron ninguna llamada de socorro de los pilotos. “No había nada anormal antes del accidente del avión”, dijo el ministro egipcio de Aviación Civil, Hossam Kamel, el sábado. “De repente desapareció del radar”.

El corresponsal de aviación de CNN, Richard Quest, dijo que era “poco común” que un avión cayera bruscamente luego de apenas 20 minutos de vuelo.

“En este punto, un avión está en piloto automático. Está alcanzando su altitud inicial de crucero y es poco probable que algo pueda o deba salir mal”, escribió en un análisis.

Sin embargo, el sitio web Flightradar24, el cual le da seguimiento a los aviones en todo el mundo, dijo que había recibido datos del avión ruso que sugerían cambios bruscos de altitud y una dramática disminución en la velocidad de avance antes de que se perdiera la señal.

“Es inquietante para mí. Eso me indica que algo posiblemente ocurrió durante la entrada en pérdida. Quiero decir, un avión no puede volar a esas velocidades más bajas”, dijo el analista de aviación de CNN, Les Abend, aunque advirtió que la información de Flightradar era muy preliminar.

El accidente

“La desintegración del fuselaje tuvo lugar en el aire y los fragmentos se esparcieron alrededor de un gran área”, cubriendo alrededor de 20 kilómetros cuadrados (8 millas cuadradas), según Viktor Sorochenko, director ejecutivo del Comité Interestatal de Aviación de Rusia, les dijo a los reporteros el domingo.

El hecho de saber que el avión se desintegró en el aire ayuda a reducir la lista de posibles causas del accidente, pero aún existen muchos escenarios, dijo el analista de aviación de CNN, Peter Goelz.

“Reduce la lista un poco, pero hay una serie de cuestiones que podrían haber afectado este avión”, dijo Goelz, exdirector general de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos (NTSB, por sus siglas en inglés). “Además, no se ha descartado el terrorismo”.

El sugirió que el desastre podría haber sido resultado de “algún tipo de fallo catastrófico, quizá causado por un problema de mantenimiento anterior. Es posible que un tanque de combustible central haya explotado”.

El exinvestigador de la NTSB, Alan Diehl, le dijo a CNN que cree que la “destrucción final” del avión podría haberse debido a “las fuerzas aerodinámicas o a algún otro tipo de fuerzas G”.

Se espera que los investigadores logren obtener una idea más clara sobre lo que pasó con el avión a partir de sus datos de vuelo y de las grabadoras de voz de la cabina — dispositivos comúnmente conocidos como cajas negras—, los cuales han sido recuperados, según las autoridades.

El avión

El Airbus A321-200, operado por la aerolínea Kolavia, aprobó una inspección de rutina antes del despegue, dijo el sábado el jefe de Egyptian Airports Co., Adel Al-Mahjoob.

Sin embargo, el copiloto del avión, Sergei Trukhachev, le había dicho a su hija que estaba preocupado por el estado técnico del avión, de acuerdo con su exesposa. “Nuestra hija tuvo una charla telefónica con él justo antes del vuelo”, le dijo Natalya Trukhacheva al canal de televisión estatal de Rusia, NTV. “Se quejó antes del vuelo que desearía que el avión estuviera en un mejor estado técnico”.

De acuerdo con la Red de Seguridad Aérea, la cual rastrea los incidentes de aeronaves, la cola del mismo avión golpeó la pista al aterrizar en El Cairo en el 2001 y requirió reparación. En ese entonces, el avión estaba registrado a nombre de la aerolínea libanesa Middle East Airlines, según muestran los registros de inscripción.

El avión fue fabricado en 1997 y Kolavia, también conocida como Metrojet, lo había estado operando desde el 2012, dijo Airbus en un comunicado. El avión había sumado alrededor de 56.000 horas de vuelo durante casi 21.000 vuelos, dijo el fabricante de aviones.

Las víctimas

Iban 217 pasajeros y siete tripulantes a bordo del vuelo 9268. De los pasajeros, 209 eran rusos, cuatro eran ucranianos y uno era bielorruso. Se desconoce la ciudadanía de otros tres pasajeros.

Veinticinco niños se encontraban entre las víctimas, incluyendo a Darina Gromova, de 10 meses, quien aparece en una foto que su madre publicó en las redes sociales el 15 de octubre, cuando inició el viaje de la familia a Egipto. En la foto, Darina está viendo por una ventana a los aviones que están en la pista del Aeropuerto Internacional Púlkovo en San Petersburgo.

La prensa rusa informó que el desastre provocó un gran número de huérfanos en Rusia, ya que muchos padres dejaron a sus niños pequeños con sus familiares mientras iban de vacaciones al Sharm el-Sheikh.

El lunes temprano, un avión ruso que transportaba los restos de las 144 víctimas del accidente aterrizó en San Petersburgo, informó la agencia estatal de noticias rusa RIA Novosti.

Se espera que otro avión que lleva más cuerpos salga de Egipto más tarde el lunes.

La investigación

El presidente egipcio, Abdel Fattah el-Sisi, instó al público el domingo para que no sacara conclusiones. “Estos son asuntos complicados que requieren tecnologías avanzadas e investigaciones amplias que podrían durar meses”, dijo.

Sisi le ha prometido a Putin permitir “la más amplia participación de expertos rusos en la investigación”, según el Kremlin, y los funcionarios rusos se han unido a sus homólogos egipcios en la escena del accidente. Putin también le ha ordenado al primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, que abra una investigación sobre el accidente, dijo el Kremlin.

Investigadores de aviación de Francia y Alemania, los países donde se fabricó el avión, también están participando en la investigación.

Los funcionarios egipcios dijeron el sáado que las dos cajas negras estaban siendo transportadas a El Cairo para su análisis.

El registrador de datos de vuelo almacena una amplia gama de información sobre el vuelo, tales como la velocidad del aire, la altitud, el rendimiento del motor y las posiciones de ala. La grabadora de voz de la cabina capta sonidos en la cabina de vuelo que pueden incluir conversaciones entre los pilotos y los ruidos de advertencia de la aeronave.

Se desconoce cuándo se dará a conocer la información obtenida de los dispositivos.

La región

En los últimos años, la península del Sinaí ha sido un campo de batalla entre militantes afiliados a ISIS y las fuerzas de seguridad egipcias. El conflicto vicioso ha matado a cientos de personas.

Los militantes aparecieron para asumir la responsabilidad del derribo del avión de pasajeros ruso en un comunicado publicado en línea el sábado, pero los funcionarios en Egipto y Rusia lo cuestionaron.

Mahjoob, el funcionario del aeropuerto, dijo que no había evidencia de un ataque terrorista. El ministro ruso de Transporte, Maxim Sokolov, dijo que la afirmación de que los terroristas derribaron el avión con un misil antiaéreo “no puede considerarse fiable”, según RIA Novosti.

El ejército egipcio dijo que los militantes en Sinaí tienen armas antiaéreas disparadas desde el hombro que solo disparan hasta una altura de 4.267 metros, muy por debajo de los 9.144 metros de altura a la que iba volando el vuelo 9268 cuando quedó fuera del radar.

Para alcanzar una altura tal, se requeriría misiles utilizando plataformas de lanzamiento especiales y sistemas de radar operados por ingenieros, dijo el ejército.

No obstante, Air France, la compañía aérea alemana Lufthansa y las aerolíneas Etihad, Emirates, AirArabia y flydubai de los Emiratos Árabes Unidos han decidido desviar los aviones que están programados para volar sobre el Sinaí.

“Mantendremos vigente esta medida mientras que no estemos seguros de las circunstancias y los motivos del accidente de Metrojet”, dijo la portavoz de Lufthansa, Bettina Rittberger. Metrojet es el nombre con el que comúnmente se conoce a la compañía aérea rusa, Kolavia.

Etihad dijo en un comunicado que estaba “cumpliendo con las instrucciones de las autoridades egipcias para evitar ciertas áreas del espacio aéreo de la península del Sinaí”, lo que afectaría solo a un puñado de vuelos.

fuente:cnn.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*