Trabajadores de aeropuertos exigen mejores salarios y beneficios

Los empleados de limpieza y de comida del Aeropuerto La Guardia trabajaban enfocados el miércoles, mientras sus colegas protestaban a pocas calles del terminal 3 en Ditmars Boulvevard. Todo es parte de un movimiento que empezó hace dos años y que ha logrado reclutar a siete mil de los doce mil trabajadores que ganan un salario mímimo de $10,10 por hora y que no tienen beneficios médicos ni sindicales. El Fiscal General de Nueva York Eric Schneiderman estuvo a su lado.

Francisco Vargas, organizador del sindicato de limpieza 32 BJ SEIU, se alegra de que han reclutado a un 80% de los empelados de los tres aeropuertos el JFK, La Guardia y el de Newark.

“Los pequeños negociantes de comida o de limpieza, ganan los suficiente para pagar un salario digno. Imagínate los grandes”.

Héctor Moronta (47) trabaja desde hace cinco años para la compañía de limpieza Roma Cleaning Inc. en el Aeropuerto JFK. Se queja de la presión y de que no tenga seguro médico. Gana $10,10. Su compañera Llaneris Collado (38) lleva tres años, gana $10,10, que apenas le subieron hace tres meses.

El Diario llamó a dos números telefónicos de la compañía que aparecían en el internet y que proporcionó Collado y estaban desconectados.

06-24-2015_011_AIRPORT_Workers

John (25) dominicano trabaja como empleado de limpieza directamente contratado por la Autoridad del Puerto (Port Authority) desde hace un año y medio, cuenta con beneficios y gana “mucho más que ellos por hora”. Se solidariza con la lucha de sus paisanos. “Merecen mejores salarios porque no hacen menos que lo que yo. Sé que su lucha es dura”.

En la zona de comidas de la Terminal 3 de La Guardia los precios de la comida superan los de los negocios similares de cualquier condado de Nueva York. Una porción de pizza puede costar hasta $7 en Villa Italian Kitchen.

Roxana Rivera, peruana, lleva apenas un mes en Villa Italian donde ayuda a hacer los desayunos y almuerzos. La experimentada cocinera recién mudada de  Dover, NJ,  devenga $10,10 por hora. “Por ahora no puedo pedir más, quizás después”.

Noor Neegir, administradora de la franquicia de pretzels Auntie Annes’s, considera que pagan los justo, un mínimo de $10,10. “Me alegro que pagamos más que el salario mínimo. Mis empleadas no tienen razón para quejarse”. Neegir lleva tres años con la compañía y dice que hacen incrementos después de un año.

Respaldo del fiscal

El fiscal Schneiderman quien se hizo presente en la protesta, lamentó que algunos de los empleados por lo que ahora enfoca su lucha dependan a veces de la asistencia pública, aunque trabajan cuarenta horas, porque no pueden cubrir los gastos con su salario.

“Esto es un robo y trabajaremos por cambiar esto. Si trabajan en una zona de la Autoridad del Puerto, no debería ser como un fábrica de sudor”.

Nelly Escobar, ecuatoriana (62) trabaja en la compañía de limpieza Airway Cleaners LLC en el JFK en el Terminal 1 desde hace diez años. Gana $10,21 la hora.

“Mi mensaje es que no tengamos miedo de perder el trabajo. Yendo con la verdad venceremos en todo lugar”. Lamenta que en su compañía nunca les han prestado atención.

El Diario llamó a la compañía basada en Long Island y quedó a la espera una respuesta sobre la protesta de hoy.

fuente:eldiariony.com

Compartir...

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*